viernes, 16 de noviembre de 2012

Otto Reich: La corrupción y abuso de poder infestan la contienda presidencial en Honduras


Por. Otto Reich
Publicado en Fox News Latino

Durante la recién concluida campaña presidencial de los Estados Unidos, muchos periodistas y académicos latinoamericanos se preguntan porque América  Latina casi no fue mencionada. Aunque el gobernador Romney si menciono la región en cada uno de los tres debates, el asunto se merece una respuesta más completa. Esta región es demasiado importante para los Estados Unidos para ignorarla tan ampliamente por los líderes políticos de Estados Unidos. ¿Por qué sucede esto?
Una de las múltiples razones es que América Latina no da al mundo la mejor cara y por lo tanto no se le toma en serio. La imagen de estos países que los estadounidenses ven con frecuencia es de una caricatura: de un demagogo apayasado, o de un caudillo bullicioso usando fatiga de combate, que pudo haber usado si alguna vez hubiera visto una batalla, o un parlanchín enamorado del sonido de su propia voz, y en algunos casos alguien que combina muchas de las características arriba mencionadas. 
Muy pocas veces personas serias, sabias, o tan siquiera honestas representan el rico continente al Sur. ¿Entonces queda alguna duda porque  los creadores de políticas de alto rango del Gobierno de los EU tienen problemas para concentrarse en esta región? Es particularmente difícil cuando los formadores de políticas tienen acceso a información que documenta el abuso de poder, degradación moral, y enriquecimiento ilícito en los cuales muchos se involucran muchos “mandatarios” extranjeros. 

Cuando los televidentes observan ocasionalmente los informes televisivos de la región, o leen los artículos impresos, ¿cuáles son las caras latinoamericanas que ven? Frecuentemente, las de un emancipado Fidel Castro de Cuba, o un charlatán Hugo Chávez de Venezuela, un excéntrico Evo Morales de Bolivia, un furioso Rafael Correa de Ecuador, o una maliciosa Cristina Kirchner de Argentina. Esos son los que se vienen a la mente, por lo menos para aquellos pocos observadores que apenas saben como lucen estos personajes.  

Aparte de ser deshonestos y peligrosos (por ejemplo, todos los arriba mencionados presiden gobiernos galopantemente corruptos, y algunos tienen vínculos estrechos con Irán, grupos regionales terroristas o crimen organizado) estos gobernantes tienen algo más en común: todos fueron electos inicialmente en elecciones relativamente libres y justas. Nos debemos preguntar ¿cómo es posible que los electores inteligentes en otros aspectos escogen de manera tan mal? Una razón es que les falta información equilibrada sobre sus candidatos y lideres. En América Latina la prensa usualmente tiene miedo de publicar información negativa de personas poderosas que se postulan a la presidencia (con buen motivo, ya que multitudes de periodistas honestos han sido, y continúan siendo asesinados cuando investigan actividades ilegales o deshonestas). 

Este temor  bien fundamentado de los medios pueden resultar en la elección de aun otro candidato con un pasado perturbador: Yani Rosenthal Hidalgo, un candidato para presidente en las elecciones internas del Partido Liberal de Honduras. Rosenthal fue Ministro de la Presidencia (un tipo de Súper Ministro e intermediario  del Presidente) bajo el mando de otro maquinador previamente electo, Mel Zelaya, quien fue removido de la Presidencia en el 2009 por violar la Constitución con el voto unánime de la Corte Suprema de Honduras. El acolito de Zelaya, el Señor Rosenthal, aparentemente tiene intenciones de tomar el lugar de Zelaya. Si los antecedentes políticos del Sr. Rosenthal no son suficientes para descalificarlo de su postulación, entonces sus actividades en negocios ilícitos si deberían.  

El Sr. Rosenthal es el vástago de la que se alega ser la familia más rica de Honduras. El conglomerado de la familia, Grupo Continental, es dueño de las compañías mas importantes de Honduras: bancos, compañías de seguros, de ingeniería y construcción, periódicos, televisión, cable, cemento, pieles de cocodrilo, cultivo de café, maquilas en zonas libres, empacadoras de alimentos, azúcar, desarrollos de viviendas, cultivo de bananos, ganado vacuno y becerros, cacao entre otros. 
La familia, y particularmente Yani, esta sujeto a acusaciones e investigaciones penales aun pendientes que corren a lo largo de toda la gama de sus actividades comerciales. Por ejemplo: 

Desde el 2007, la empresa de telecomunicaciones de los Rosenthal, Cable Color ha sido acusada por las autoridades Hondureñas e internacionales de uso ilegal de líneas telefónicas por “trafico gris”. Trafico gris es reportar falsamente llamadas internacionales de larga distancia como si fueran llamadas nacionales, de manera que se evitan recargos adicionales relacionados a llamadas internacionales, tal como pagos del uso de cables bajo agua, o impuestos internacionales que se pagan a gobiernos internacionales donde se originan las llamadas o se destinan, etc. En Honduras, el trafico internacional esta bajo el control de la compañía telefónica publica, Hondutel, la cual es, o seria si se operara de manera honesta y eficiente –la mayor fuente de ingresos del Estado.  

En el 2007, el entonces presidente Manuel (Mel) Zelaya, a quien Yani Rosenthal le fungía como ministro de gabinete, nombró al sobrino de la primera dama, Marcelo Chimirri, como Gerente General de Hondutel. Chimirri saqueo la tesorería de Hondutel a tal grado que fue acusado formalmente de corrupción y abuso de poder y eventualmente arrestado (pero esto sucedió, por supuesto,  después que su tío y protector fuera removido de la presidencia). 

Aun en un país con una larga historia de corrupción en las altas esferas, la avaricia de Chimirri y Zelaya no tenía precedentes. A manera de esconder los saqueos de Hondutel  por medio de compañías de trafico gris de propiedad de aliados tales como los Rosenthals, Chimirri y Zelaya diseñaron una cínica cortina de humo reminiscente a la famosa orden de la película Casablanca “arresten a los sospechosos de siempre”. 

Para desviar la atención de los verdaderos culpables, mientras aparentaban que estaban haciendo cumplir la ley, las personas asociadas con Zelaya le ordenaron a los funcionarios de Hondutel que allanaran las oficinas de mas de 50 compañías pequeñas de telefonía, que en la mayor parte de lo casos, y en algunos no estaban involucrados en el trafico gris, confiscándoles sus equipos y de manera arbitraria arrestando a sus ejecutivos.  Estas empresas tenían pocas líneas telefónicas, y ninguna se aproximaba a las cienes de líneas de Cable Color. Sin embargo, las oficinas de Cable Color nunca fueron allanadas. La razón es obvia, Chimirri, Zelaya y Yani sabían que el culpable verdadero de la desviación de los ingresos de Hondutel era la propia empresa de Yani, Cable Color. 

Esa empresa aun le debe a Hondutel en moneda local el equivalente a US$259,044 por el uso de cables telefónicos submarinos. Este monto es una miseria, al compararlo con los $5 millones al mes – la mitad de los ingresos de Hondutel que se redujeron durante la “administración” de Chimirri debido al ardid del trafico gris.

Existen muchas empresas de los Rosenthal que le deben al tesoro de Honduras multas. Por ejemplo, Cementos del Norte debe US$ 1,770,269. La empresa de periódicos de los Rosenthal, Editorial Honduras US$ 4,046,330 que rehúsa pagar al gobierno.

Una demanda legal pendiente acusa a los miembros de la Junta Directiva del Banco Continental y miembros de la Junta del periódico de Rosenthal, TIEMPO (Editorial Honduras) del delito de “infidencia” lo que es utilizar al periódico para publicar información confidencial para el detrimento de la investigación oficial de la Comisión Nacional de Banca y Seguros. Aún más, el sindicato del periódico se ha quejado que los Rosenthals rehúsan para sus obligaciones laborales (el equivalente a los beneficios de empleados en los EU).

Estos son tan solo algunos ejemplos. Una lista mas completa de las transgresiones, corrupción, y abuso de poder de la Familia Rosenthal, cuyo heredero ahora busca la Presidencia de Honduras, es demasiado larga para un artículo noticiero.  
La razón por la cual escribo este artículo es porque es por que me lo pidieron algunas personas honestas que conozco en Honduras. Al preguntarles porque no lo hacían ellos mismos, admitieron honestamente que tienen miedo. Ellos señalan casos como el asesinato en el 2007 del dueño de una compañía de telefonía, Alejandro Laprade, quien amenazo destapar todo el ardid del tráfico gris, con el cual la familia Rosenthal ha prosperado, pero el cual concentraron su atención del país en la corrupción fuera de control de Zelaya, lo que lo llevo a su caída.  

Electores temerosos no siempre toman la mejor elección. Algunas veces necesitan una ayudita de amistades que viven en países con libertad de prensa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada